pantanal4.jpg
23/4/2011 

Un inédito proyecto de conservación del yacaré overo permitió devolver a la naturaleza más de 35 mil ejemplares de esa especie en Santa Fe, Formosa y Corrientes, donde centenares de peones rurales obtienen beneficios económicos mediante la ´cosecha de huevos´ silvestres de esos reptiles.


 

23.04.2011 | 11.08 Comentar   |   FacebookTwitter
Galería de Imágenes (4)

Preservación del yacaré overo.

El proyecto, calificado como “un ejemplo científico en el mundo”, se denomina ´Programa de Rancheo Experimental del Yacaré Overo”, y fue creado en 1990 por el médico veterinario y docente universitario santafesino, Alejandro Larriera, ante el riesgo de extinción que en ese entonces corría este animal.

Esta especie tiene por hábitat el norte de Santa Fe, Formosa y Corrientes, donde se aplica con singular éxito el plan de conservación.

La iniciativa científica, única en Sudamérica, tiene dos aspectos salientes. Uno de ellos vinculado con la conservación propiamente dicha del yacaré, que permitió repoblar áreas geográficas en las que la especie había desaparecido.

“Al cabo de 20 años, el programa devolvió a la naturaleza unos 35 mil animales y hoy en la Argentina se están cosechando entre 1.800 y 2.000 mil nidos de yacaré por año. Los números son por demás importantes", juzgó Larriera.

El otro costado importante del plan son los beneficios sociales que permite el programa a partir de su aplicación, ya que posibilita la generación de recursos económicos para la población rural.

“Cada gaucho o empleado de estancia capacitado por el Programa percibe un dinero por cada huevo y nido de yacaré que encuentra en el campo”, reveló el médico veterinario santafesino.

Ese aspecto no es menos relevante, puesto que cuando Larriera inició el proyecto “para los gauchos, los yacarés eran un problema; si veían a un animal de este tipo consideraban que era un peligro, le tenían miedo, porque podían comer a un perro, o a un hijo pequeño, entonces, los pocos que había los mataban. Siempre había una excusa para eliminarlos”, detalló.

“Ahora, como se les paga por los nidos, por los huevos que se cosechan y se los capacita para ese trabajo, (el yacaré) dejó de ser un problema y pasó a ser un recurso que explotan. No los matan más y se han convertido en guardafaunas de la especie”, explicó el veterinario.

Tras apuntar que cada nido de yacaré tiene alrededor de 35 huevos, y que hay empleados rurales que “juntan 60 nidos”, Larriera detalló cómo es el mecanismo de recolección.

“Los gauchos cargan los huevos en bidones de plástico y luego los trasladan a caballo hasta el puesto donde viven, por donde más tarde pasa personal del Proyecto a recogerlos y los lleva hasta la Estación donde se encuentra la incubadora. Después de 6570 días de incubación se producen los nacimientos de los yacarés”, completó.

Se estima que sólo en Santa Fe existen más de 250 pobladores rurales que cosechan y cobran por los huevos de yacaré, “y si sumamos a Corrientes y Formosa, tenemos 1.200 personas, que además de beneficiarse económicamente, están conservando a este animal. O sea, tenemos más ´guardafaunas´ que cualquier Parque Nacional, u otro programa nacional o provincial, destinado a proteger una especie”, enfatizó Larriera.

Luego dió cifras precisas respecto de los huevos de yacaré incubados en forma artificial y en la naturaleza.
“De cada 100 huevos en la naturaleza nacen en el mejor de los casos, 40, de los cuales sobreviven 4. Acá en el criadero, de cada 100 huevos que se ponen sobreviven 90, de los cuales, 9 regresamos a la naturaleza. Es decir, estamos devolviendo más del doble de lo que sobrevive en la naturaleza”, destacó.

El veterinario manifestó, por otra parte, que hace 20 años “resultaba imposible” lograr el patrocinio de su proyecto, aunque dijo que “por fortuna, apareció la Mutual del Personal Civil de la Nación (MUPCN), que financió el programa en su primera etapa. Gracias a eso pudimos avanzar cuando la iniciativa no era comercial”, aclaró.

Agregó que recién a partir del 2000, la mutual de UPCN comenzó a vender las primeras pieles de yacaré de criadero en una planta frigorífica instalada en Santa Fe, con la habilitación del SENASA.
Más adelante, Larriera dió cifras precisas respecto de los huevos de yacaré incubados en forma artificial y en la naturaleza.

Además de la estación de cría de yacaré en Santa Fe (Establecimiento la Esmeralda), donde se inició el proyecto, otras dos estaciones similares funcionan en Formosa (Parque Industrial), y Puerto Valle, Departamento de Ituzaingó (Corrientes), donde además de las tareas de conservación de la especie, se comercializa la carne y el cuero de yacaré overo y negro.

Télam, por Hugo Lucero

 




print.gif  friend.gif